Movimiento II: He awoke startled

Movimiento II: He awoke startled

06 “Meditation” Contemplativo – 3:57

07″Crystal Ship” Con moto scherzando – 2:02

08 “Sea Voyage” Pulsating, with cool jazz feel – 3:39

09 “Lost At Sea” Sognando – 4:37

10 “Release” Allegro con spirito – 1:54

 

 

 

image

He awoke startled

in sparkling imperfection.

Tingling delights of air’s fresh rush

collide with grey cloud solitude.

 

 On desolate hazy morning shore

the first person singular wanted

he didn’t know what.image

 

Clapping flash of lightening

illuminates far flat lines.

Velvet wind on dark horizon.

Sea of glass.

 

Then there was melody

made like a memory.

A sprinkling of bells.

He sought the source.

 

Salt sea breezes quickened,

a shift of silver-lifted mist.

A crystal ship slipped

and shone in sunlight.

Seduced, he swam

to stand on deck. 

Wind spoke

and sucked the boat to sea.

Soon land was left

bow fell onto swells;

narcotic memory

untroubled thoughts.

 

A withering wind scratched the deck.

Shivering elegance slivered in splinters,

dissolved in dark as sun spat out.

Breathless lament in dissonant air,

chasms cough up chasms,

spinning wheels of fog.

Hope so hard to float

it sank.

 

Until a crack of blinding light broke through

and hauled the boat along

in a singing slipway,

towards a clear blue sky.

And as before, clear music led the way.

 

White birds silent

over crystal bow.

The vessel sped through beads of spray

that slapped his happy face,

and filled his soul

with glory song.

His nostrils snorted blasts of ocean air.

‘In thanks for my survival,

I’ll put up a monument of stone

where I put in.’ 

 

Se despertó sobresaltado (inquieto)

en su radiante imperfección.

El placer cosquilleante de un soplo de aire fresco

Chocaba con la soledad grisácea de las nubes.

 

En la orilla desolada de la brumosa mañana

la primera persona del singular (yo) quería

y ni siquiera sabía qué.

image

 

El destello del relámpago

Ilumina líneas rectas en la lejanía.

Un viento aterciopelado en el oscuro horizonte.

Mar de cristal.

 

Y entonces sonó una melodía

Como un recuerdo.

Un rocío de campanas.

El fue a buscar su procedencia.

 

La brisa salada del mar se intensificó,

Un viento de plata levantó la niebla.

Un barco de cristal se deslizaba

y brillaba bajo el Sol.

Cautivado, nadó

Para subir a la cubierta.

Habló el viento

y arrastró al barco mar adentro.

Pronto la tierra se quedó lejos

La proa hincándose en el agua;

memoria narcotizante (droga)

apacibles hondonadas de las olas.

 

Un viento agonizante (cesante) arañaba la cubierta.

Una elegancia estremecedora se astilló,

Disolviéndose en la oscuridad al caer el sol

Un lamento entrecortado en el aire disonante,

Los abismos desencadenaban abismos,

ruecas neblinosas.

La esperanza, tan difícil de mantener a flote, …

se hundía.

 

Hasta  que brotó un estallido de luz cegadora

y arrastró el barco

por una rampa llena de melodías,

hacia un precioso (limpio) cielo azul.

Y como antes, una música diáfana abría camino.

 

El ave blanca del silencio 

se cernía sobre la proa de cristal.

El navío se apresuraba entre cuentas de espuma

que azotaban su feliz rostro,

y embargó su alma

un cántico de gloria.

Por la nariz exhalaba rachas (ráfagas) de aire marino.

“Daré gracias por haber sobrevivido,

erigiré (poner) un monumento de piedra

Allí donde pise”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s